La mejor definición de coaching que leerás hoy

En términos generales, entendemos por coaching (asesoramiento personalizado) el proceso de ayudar (a mí me gusta más utilizar el verbo guiar) a personas o equipos de personas a rendir al máximo de sus capacidades.

Se trata de extraer fuerzas de esas personas, ayudarlas a trascender sus barreras y limitaciones personales para alcanzar lo mejor de sí mismas, y facilitarles que puedan actuar de la forma más eficaz como miembros de un equipo.

Entrenar acentúa el cambio generativo, concentrándose en definir y alcanzar objetivos específicos. Las metodologías del coaching están más orientadas a los objetivos que a los problemas. Suelen estar centradas en la solución, promoviendo el desarrollo de nuevas estrategias de pensamiento y acción, en lugar de tratar de resolver problemas y conflictos del pasado.

El coaching se centra en la mejora de una determinada actuación del comportamiento. El coach eficaz observa el comportamiento de la persona, y luego le da consejos e indicaciones sobre cómo mejorar en situaciones específicas. Implica promover el desarrollo de la capacidad de comportamiento de esa persona a través de una cuidadosa observación y la interacción correspondiente.

A nivel empresarial, la formación implica una variedad de formas de ayudar a las personas a rendir más eficazmente, incluyendo la formación en las áreas de proyecto, de situación y de transición.

  • El coaching de proyecto implica la gestión estratégica de un equipo para alcanzar el objetivo más eficaz.
  • El coaching de situación se centra en la expansión o mejora específicas del rendimiento dentro de un determinado contexto.
  • El coaching de transición implica ayudar a las personas a cambiar de un trabajo o de una función a otros distintos.

El coaching empresarial es más centrado, contextualizado y personalizado, de tal forma que la relación coste/eficacia que tiene para producir cambios reales suele atraer más que la formación tradicional.

El coaching para ejecutivos incluye una serie de actividades entre las que se incluyen:

– Desarrollo personal en un contexto no terapéutico, adaptado a los objetivos de la organización.

– Consultoría personalizada. Es decir, persona a persona.

– Transformación de la organización a través del alineamiento de individuos y de la organización hacia objetivos futuros.

Los objetivos que suelen establecerse en el coaching para ejecutivos pueden ser:

  • Indicar expectativas
  • Clarificar la comunicación
  • Gestión del tiempo eficaz
  • Aprender de errores
  • Resolución de problemas comunes
  • Mejorar las relaciones de trabajo
  • Conciliar la vida privada con la profesional

El coaching vital (centrado en la vida de la persona) implica guiar a la persona a alcanzar sus objetivos personales independientemente de sus objetivos laborales.

FUENTE: “Coaching. Herramientas para el cambio” (Robert Dilts)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.